Cizaña

28 de julio
Sábado XVI

Mt 13, 24-30 Cuando se formaba el trigo apareció también la cizaña

Trigo y cizaña unidas, a veces aparentemente inseparables, en nuestra vida. Entremezclada. Me gustaría ver solamente trigo, y ofrecerte sus primicias, Señor, pero cuando observo el campo de mi vida aparece también la cizaña. Me duele, pues tú has sembrado buena semilla. Me dan ganas de arrancarla de cuajo, pero escucho tu Palabra: “No, que al arrancar la cizaña podríais arrancar también el trigo”. ¿Qué hago, Señor?

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Cizaña”

  1. señor estas ahi,
    no puedo creer tan maravillosa es mi semilla y tan hermosa es mi ciudad; donde en realidad no es nada mas que cizaña y mi mundo sorprendido me mire cuando me senti un brote de trigo con cisaña por todo ello y mire en la luz de tu luna que esta es la unica semilla que plantaste en espiritu de trigo te amo y tu me amaz hazme sentir la luz se tu verdad y difrutar de la viña deñl señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *