Cien años

4 de julio
Miércoles XIII semana
Gn 21, 5.8-20 Abrahán tenía cien años cuando le nació su hijo Isaac

Nunca es tarde, el tiempo en manos de Dios tiene otra medida. Los acontecimientos suceden cuando tienen que suceder, en su sazón. A veces somos nosotros los que nos impacientamos y precipitamos que las cosas sean, y las abortamos por nuestras prisas. ¿Alguno de nosotros puede anticipar que salga el sol? Abrahan tuvo fe, confianza en que se cumpliría la promesa. Y tuvo
que esperar cien años, una eternidad, para verla realizarse.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Cien años”

  1. ¡Que buena pregunta!. Nadie puede anticipar la salida del sol.
    La impaciencia es mi principal defecto. Quiero todo “ya”.
    Hoy mi oración es para pedir paciencia y comprender que teniendo fe, no se puede tener prisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *