Ceguera

16 de noviembre
Viernes XXXII
Sb 13, 1-9 Fueron incapaces de reconocer al que es

El libro de la Sabiduría llama vanos a los que partiendo de las cosas buenas que están a la vista no reconocen a Dios, sino que se quedan en lo que se ve y no son capaces de llegar al que no se ve, al que se oculta en lo que no es sin su Ser. Todo conduce a Ti, Señor; todo es rastro de tu ser; todo es rostro de tu hermosura. Que sepa ver y verte en todo, y sobre todas las cosas. Al menos hoy.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

4 opiniones en “Ceguera”

  1. Amados en el señor:
    Pero ni siquiera éstos son perdonables, porque, si lograron saber tanto que fueron capaces de averiguar el principio del cosmos, ¿cómo no encontraron antes a su Dueño? Libro de la Sabiduría 13, 1-9

    Que bueno es rectificar de intención y no apegarnos ni a las criaturas, pues todos somos instrumentos de Dios, para servirles, claro que se puede gozar de las cosas y personas, pero sin excluir a Dios, que es Principio y Fin de todas nuestras Obras.

  2. Ando buscando mejores explicaciones el párrafo que cita Mercedes Ramos:

    “Pero ni siquiera éstos son perdonables, porque, si lograron saber tanto que fueron capaces de averiguar el principio del cosmos, ¿cómo no encontraron antes a su Dueño? Libro de la Sabiduría 13, 1-9”

    ¿Qué quiere decirnos el Señor con que “ni siquiera éstos son perdonables?. Agradecería cualquier explicación.

    Bendiciones

  3. Querida Ana, es verdad que puede dar a confundir si no se lee toda la lectura.
    Lectura del libro de la Sabiduría 13, 1-9

    Te recomiendo que la leas, pero yo entiendo que en la belleza que buscan y ellos mismos hacen, tratan de buscar a Dios, y poco séles puede echar en cara dice pero, ni si quiera ellos pueden ser perdonables, es una expresión para decir que ellos tampoco estan en la verdad, porque se quedaron pienso en su vanidad, y en ellos mismos, no es que no puedan ser perdonados eso es otra cosa. Perdonar mi falta de tacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *