Última Cena

13 de abril
Misa vespertina de la cena del Señor

Ex 12, 1-8.11-14 Este día será para vosotros memorable
Sal 115 Alzaré la copa dela salvación invocando tu nombre
I Cor 11,23-26 Cada vez que coméis de este pan y bebéis de este caliz, procalmáis la muertre del Señor hasta que vuelva.
Jn 13, 1-15 Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

Te ofrezco estas jabalinas para que, a lo largo del día, vayas con ellas hacia lo alto, acercándote al que está cerca de ti, pues te deja su cuerpo y su sangre para que te alimentes y vivas en él

Misa crismal

13 de abril
Misa Crismal de Jueves Santo

Is 61, 1-3 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido.
Salmo 88 Cantaré eternamente las misericordias del Señor
Ap 1, 5-8 Gracia y paz a vosotros, de parte de Jesucristo
Lc 4, 16-21 para anunciar el año de gracia del Señor

Te ofrezco estas jabalinas para que, a lo largo del día, vayas con ellas hacia lo alto, acercándote al que está cerca de ti, y te unge con su aceite de salvación.

Aliento

12 de abril
Miércoles santo

Is 50, 4-9 Decir al abatido una palabra de aliento

Entrémonos más dentro en la espesura. Y luego a las subidas cavernas de la piedra nos iremos, que están bien escondidas, y allí nos entraremos, y el mosto de granadas gustaremos. Allí me mostrarías aquello que mi alma pretendía, y luego me darías allí, tú, vida mía, aquello que me diste el otro día: El aspirar del aire, el canto de la dulce Filomena, el soto y su donaire, en la noche serena, con llama que consume y no da pena. Y no da pena. Porque estás batido, abatido en el amor del mismo amor.

En tu sombra

11 de abril
Martes santo

Isaías 49, 1-6 Me escondió en la sombra de su mano

En la cueva de tu boca me haces espada afilada, amigo de leones esmaltados. En tus manos pones mi vida, mi cuerpo vertido en tu sangre derramada. En tu pecho me haces flor herida. Me guardas en tu aljaba, defiendes mi causa, soy tu siervo, siervo tuyo, tu hijo amado. En las majadas, al otero, me das el pan y me alimentas en las fuentes sabrosas de tu amor. Estremecido en ti. Roto. Perdido por tu ser. Enamorado.

Magdalena

10 de abril
Lunes santo

Jn 12, 1-11 María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies, y se los enjugó con su cabellera.

Por amor. Solo por amor. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. A nuestro lecho florido, ven, austro, que recuerdas los amores, aspira por mi huerto, y corran sus olores, y pacerá el Amado entre tus flores.

Domingo de Ramos

9 de abril
Domingo de ramos

Fil 2, 6-11 Se despojó de sí mismo y tomó la condición de esclavo

Eres aclamado como Rey, hosanna, hosanna, bendito el que viene en el nombre del Señor, y ya te has despojado de ti mismo, de tu ser, para quedarte desnudo en manos de Dios. Para hacer su voluntad, para darte por amor, alejado de todo lo que no sea el ser del ser en el abandono más radical, el de la muerte. Comienza hoy tu pasión. Te contemplo, Señor, y te pido me unas cada día más a ti en el amor.

No entendéis

8 de abril
Sábado V de cuaresma

Jn 11, 45-57 Vosotros no entendéis ni Palabra

Eso es lo que me pasa, señor. No entiendo nada. Ábreme los ojos de la mente y corazón para comprender el misterio de tu muerte y resurrección, el misterio de tu pascua, que se aproxima, hazme vivir en ti, padecer contigo, morir contigo, resucitar contigo, aunque no entienda nada.

Escabullirse

7 de abril
Viernes V de cuaresma

Jn 10, 31-42 Intentaban apedrearlo, pero se les escabulló de las manos

Para ser libres, Cristo, nos has liberado. Líbranos de las ataduras del consumo, de la injusticia, de la impiedad, de la insolidaridad, del cerrar la carne a la carne del hermano que está pobre o desamparado, del que se siente solo, está explotado o deprimido, del afligido que no tiene redentor. Redímeme del egoísmo atroz que me atenaza.