Casa de oración

23 de noviembre
Viernes XXXIII

Lc 19, 45-28 Escrito está: mi casa es casa de oración

¿Y cuántas veces la hemos convertido en cueva de bandidos? Cada vez que hemos comprado y vendido la relación contigo; cada vez que hemos manipulado tu lugar para albergar nuestros proyectos y espacios; cada vez que hemos que hemos tomado tu nombre en vano; cada vez que te hemos utilizado para nuestros intereses, cada vez que hemos ido a enturbiar tu casa con nuestros discursos, razonamientos y pensamientos que nos alejan de ti, cada vez que…y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Casa de oración”

  1. Amigos:
    Mi casa es casa de oración, dice el Señor, la importancia del silencio en la casa del Padre, y a veces el cuchicheo, las irreverencias, el estar molestando a los pocos que sí han comprendido las palabras del señor; Él habla en el silencio del corazón, te sigue diciendo estoy aquí esperando que vengas, sin voceríos, sin engaños, con veracidad y humildad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *