Caín

16 de febrero
Lunes VI
Gn 4, 1-15 Caín se enfureció y andaba abatido

Caín se deja llevar por la envidia, sentimiento tan poco fraternal pero tan real en nuestra vida.  Mirar al hermano de una manera torticera me lleva a enfurecerme y me hace caminar abatido, encerrado en mis propios pensamientos y prejuicios, enredado en ellos, ajeno a la realidad. Libérame, Señor, del Caín que llevo dentro. Hazme, como Abel, ofrenda para ti y para el prójimo.

0216

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Caín”

  1. Señor, sólo tú puedes librarme del Caín que llevo dentro. Sólo tú puedes convertir mis envidias en humildad y servicio al otro. Sólo tú puedes transformar mi rabia en amistad sincera. Sólo tú Señor puedes hacer nuevas todas las cosas. Que me deje renovar por ti cada día y lleve a los demás tu Vida nueva.

  2. Señor, ayúdame a callar esa voz que sale de lo hondo de mi persona con autoridad y amor. Desarma mi Caín para que pueda ofrecer siempre lo mejor que tengo a mis hermanos, para poder dar Testimonio todos y cada uno de los días. En Ti, Padre, la carga siempre es mucho mas liviana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *