Bondad de Dios

10 de noviembre
Miércoles XXXII

Tito 3, 1-7 Cuando ha aparecido la bondad de Dios…

…nuestro Salvador, Hijo de Dios hecho hijo e María, por pura gracia suya, por su propia misericordia, estamos llamados a ser perdonados de nuestra insensatez y obstinación, a dejar de ser esclavos de nuestras pasiones y placeres de todo género, a olvidar nuestras envidas,  a dejar de fastidiar al prójimo, a no ser insoportables, a no odiarnos.

Esto se lo escribe, tal cual, Pablo a Tito. Y a nosotros.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Bondad de Dios”

  1. Tu palabra Señor me llegan muy hondo.
    Me pide que dé un cambio radical.
    Aún deseándolo, sé que te fallo.
    ¡Perdón y ayuda Señor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *