Bendito

3 de marzo
Lunes VIII

I Pe 1, 3-9 Bendito sea Dios

Eres bendito, Señor, porque me has hecho renacer en ti, me llamas a vivir en una esperanza renovada, de una vida sin fin en ti. Desde ahora. Y esa perspectiva me hace comprender que todo en esta vida se puede transformar desde tu perspectiva, con una mirada que me sitúa más allá. En la fuerza de tu amor. Quedo en silencio, Señor, abierto al don de tu gracia.

03.03

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *