Bendecidos

4 de enero
Domingo II después de navidad
Ef 1, 3-6 Bendito sea Dios que nos ha bendecido en la persona de Cristo

Nos has bendecido, Señor, nos deseas y quieres incondicionalmente, sin reserva alguna, deseas nuestro bien ilimitado en esta vida, en los acontecimientos de nuestra vida diaria, y este bien lo haces aflorar de tus entrañas de amor, de las fuentes más profundas e íntimas de tu ser amor, y así encarnas tu Palabra, tu Sabiduría, en el seno de María, que da a luz la Luz. Que nos bendice.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *