Ayuno verdadero

19 de febrero
Viernes después de ceniza
Is 58, 1-9 El ayuno que yo quiero es éste…

…partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no cerrarte a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora…

Solo en ti, solo desde ti, solo por ti, puedo ayunar así. Porque tú eres el pan que da la vida y me alimenta. Solo tu luz puede iluminar mi noche y abrirme a la aurora del prójimo.

02.19

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Ayuno verdadero”

  1. ¡Gracias Luis!
    Mis palabras sobran a tu comentario.
    ¡¡Nada de lo que hagamos tiene sentido si no se hace por ti Señor!!

    Un saludo Josefa

  2. Ese, ese es el ayuno que yo quiero.
    Solo en ti, Señor, y por ti, solo por tu amor y en tu amor, quiero darme a los demás. Ese es el ayuno que yo quiero. Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *