Apremiado

17 de junio
Sábado X

II Cor 5, 14-21 Nos apremia el amor de Cristo

Me apremia. Me urge, Me insta, me moviliza. Me desprende, me altera. Introduce mi vida en la alegría del evangelio. Me haces apóstol. Me invitas al olvido de mi. Una criatura nueva.Todo procede de ti. Reconciliado.

De barro

16 de junio
Viernes X

II Cor 4, 7-15 Llevamos el tesoro en vasijas de barro

Tú mejor que nadie sabes de mi fragilidad, de abismo que me cerca, del precipicio de cristales por el que camino, y sin embargo así se ve que tanto don, que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no proviene de nosotros. En mi debilidad me haces fuerte. Todo no conforme a mis méritos, ninguno, sino conforme a tu bondad.

Libre te quiero

15 de junio
Jueves X

II Cor 3, 15-4.1.3-6 Donde está el Espíritu del Señor hay libertad

Libre como arroyo que brinca de peña en peña; como monte preñado de primavera; como pan que no sabe su masa buena; como chopo que en el cielo se despereza; como flor de azahares sobre la tierra. Libre pero no mío.
Me presta el poeta sus palabras para decirte que me haces libre de verdad, porque tu verdad me hace libre.

Consagrado

13 de junio
Martes X

II Cor 1, 18-22 Nos ungió, nos selló y ha puesto su Espíritu como prenda en nuestros corazones.

Consagrado por el bautismo, crismado en la confirmación, ungido por el orden sacerdotal, habitado por ti, templo tuyo, obra de tus manos. Desmayo ante tanto don, quedo mudo de agradecimiento.

Consuelo

12 de junio
Lunes X

II Corintios 1, 1-7 Nos consuela hasta el punto de poder consolar nosotros a los demás

Cierto es, padre de las misericordia, Dios de todo consuelo, que cambias el luto en danzas, que transformas el desierto en vergeles, los pedregales en manantiales de aguas, que haces fecundo el silencio, donde secretamente solo moras, y en tu aspirar sabroso, de bien y gloria lleno, me haces consuelo.

Trinidad

11 de junio
Santísima Trinidad

Jn 3, 16-18 Tanto amó Dios al mundo

Tu amor, en este momento, he introduce en el seno de tu comunión de amor, Trinidad santa. Ahora mismo, en este preciso momento de mi día. El amor recibido de ti a través de Jesús, el amor que me sigue moviendo por el Espíritu de vida, el amor que me lleva a plenitud. Gloria al Padre y al Hijo y al espíritu santo, como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Alabad

10 de junio
Sábado IX

Tobías 12, 1-5 Alabad a Dios y dadle gracias ante todos los vivientes por los beneficios que os ha concedido

Eso hago en este momento. eso os invito a hacer: te alabo, Señor, Dios de mi vida, por tanto don, por tanta bendición.

Te he visto

9 de junio
Viernes IX

Tobías 11, 5-18 Ya te he visto hijo, ya puedo morir

Morir tras verte, porque al verte como tú eres, Dios nuestro, seremos para siempre semejantes a ti y cantaremos eternamente tus alabanzas, por Cristo Señor nuestro. Semana de luz, semana de vista, semana de mirarte hijo, de hacerme hijo en ti, semana de mnuerte y de vida en tu nombre.

Ves

8 de junio
Jesucristo Sumo y Eterno sacerdote

Gn 22, 9-18 Abrahán llamó a aquél sitio el Señor ve

Tú ves, señor, el fondo de cada corazón, y sondeas mis entrañas. Como las de Abrahám, dispuesto a sacrificar su hijo, su único hijo, el hijo de la promesa. Como las de Jesús, en el huerto de los olivos, padeciendo una tristeza de muerte, pronto al sacrificio de su vida. Tú ves la vida puesta en tus manos, en confianza plena, con esperanza cierta, con amor entregado. Dame, Señor, una vida así: vista por ti, unido a Cristo, sumo y eterno sacerdote.