Lo secreto

31 de julio
San Ignacio de Loyola

Mt 13, 31-35 Anunciaré lo secreto

Para mayor gloria tuya anunciaré lo secreto. Tomad Señor y recibir, todo lo que soy y tengo. Tú me lo has dado, a ti lo devuelvo. Dame tu amor y tu gracia, tan abundante, que ellas me bastan. Alcánzame contemplarte en todas las cosas, para alcanzar tu amor.

Atento

30 de julio
Domingo XVI

I Re 3,5.7-12 Concede a tu siervo un corazón atento

Atento a ti, atento a tu amor, atento a tu corazón atento a mí. Atento, Señor, a tu presencia cada día a través de tu Palabra, de la eucaristía, presencia viva, de mis hermanos de comunidad, de los más necesitados y desfavorecidos. Atento a tus llamadas. Atento.

Tu Dios

28 de julio
Viernes XVI

Ex 20,1-17 Yo soy el Señor, tu Dios

Por eso nos das los mandamientos, para que te amemos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todo nuestro ser. Y para que amemos al prójimo como a nosotros mismos. Bien sabemos que en esto consiste la ley y los profetas. Porque tú te hiciste hombre para amarnos hasta el extremos, y dar tu vida por nosotros, llevando a plenitud tu obra en el mundo.

Tu Palabra

26 de julio
San Joaquín y Santa Ana

Hace diez días, en la eucaristía del domingo, leíamos este mismo evangelio. Desde entonces, como cada día de mi vida, tu palabra ha ido lloviendo sobre si tierra. ¿Cómo te he acogido? Hace seno tuyo, por intercesión de María, la virgen.

Santiago

25 de julio
Santiago Apóstol

II Cor 4, 7-11 LLevamos este tesoro en vasijas de barro

Arcilla en tus manos de alfarero. Peregrino por amor a tu nombre. Se para nosotros Compañero en la marcha Guía en las encrucijadas Aliento en el cansancio Defensa en los peligros Albergue en el camino Sombra en el calor Luz en la oscuridad Consuelo en los desalientos Y firmeza en nuestros propósitos. Amén.

Ermitaño

24 de julio
San Sarbelio Makhluf

Ex 15 El es mi Dios, yo lo alabaré

Mientras me planteaba seguirte con todo el corazón y con toda el alma, con todas mis fuerzas y con todo mi ser, me acercaste a la figura de san Sarbelio Makhlüf, monje maronita, que había sido canonizado apenas tres años antes. Te buscó en la soledad radical, ermitaño en los montes del Líbano, dedicando su vida al ayuno y a la oración, cantando tus alabanzas. Hoy le recuerdo y te pido que me vuelvas a tu amor primero.

Debilidad

23 de julio
Domingo XVI

Rm 8, 26-27 El Espíritu acude en ayuda de nuestra debilidad

Y en nuestra debilidad tu Espíritu, Dios que te hiciste débil para fortalecernos, nos hace fuertes. Entonces nuestros corazones frágiles se transfiguran por el deseo de ti, de tu actuación en nuestras vidas, de tu presencia ardiente. Sé tú, Señor, roca mía, refugio mío, fortaleza mía. Dios mío, confío en ti.