Austeridad y pobreza

1 de febrero
Jueves IV semana

Mc 6, 7-13 Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más

Austeridad y pobreza. Dos palabras que nos pueden hacer temblar y que preferimos no tener que usar demasiado. Son, sin embargo, dos palabras a que nos ofrece Jesús para iniciar el camino de la evangelización. Austeridad porque somos discípulos de aquél que no tenía un lugar donde reclinar la cabeza. Pobreza porque manifiesta la confianza y la dependencia de Dios, que es el que actúa y realiza, con nuestros pobres instrumentos, la misión que él mismo nos confía. Dándonos un bastón, y nada más.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Austeridad y pobreza”

  1. ¿Quién dijo que seguir el camino de Jesús es fácil?… pobreza y austeridad, nos hacen pensar que nuestra fé, de verdad es para aquel que de corazón se somete, se deja llevar a la voluntad del Padre. ponernos en sus manos sin imponer nuestra voluntad…nada fácil…cuando estamos acostumbrados a decidir no solo por nosotros , sino que si nos dejan, por todo ser humano que nos rodea…Bajar del pedestal que nos impone el trabajo, el título,la clase social, la posición política…y darnos cuenta de lo vulnerable que somos y que solo en sus manos y con su misericordia, nuestra vida tiene verdadero sentido.

  2. Solo un bastón para apoyarnos. No necesitamos más. Todo lo demás nos pesa mucho a la hora de caminar, porque si vamos cargados podemos dejar de ver al que pasa a nuestro lado y nos necesita.
    Solo un bastón para apoyarnos. Ese bastón es la fe, ese bastón es Dios y ese bastón no nos faltará nunca si seguimos caminando.

  3. Pues si la austeridad es algo necesario ya que si quieres vivir amando como Jesus mismo nos enseñó, y tienes muchas cosas de las que dependes y que te atan, ni te permitiran realizarte como persona y harán solo estorbar, no te permiten concentrarte tu atencion en cosas mas importantes: amar y preocuparse por los demas no por las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *