Apóstol II

15 de mayo
San Isidro Labrador

Hch 20, 28-38 Ahora os dejo en manos de Dios y de su palabra de gracia

En tus manos, Señor, regado por tu Palabra, estremecido por el poder de tu gracia. Dadme vuestro amor y gracia, que éstas me bastan. Dame tu Palabra cada día, que me construye y me hace tuyo. Tu gracia vale más que la vida. Tu Palabra es vida y verdad. Tu Palabra y tu gracia la recibo desde el seno de María. Palabra, gracia, confianza infinita en ti. A tus manos encomiendo mi espíritu, tú, el Dios leal, me librarás.

05.15

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Apóstol II”

  1. No podré jamás dudar, del gran amor del Hijo de Dios hacía la humanidad.
    Meditando éstas Palabras, no puedo más que conmoverme y dar gracias infinitas.
    Sé y confío en sus Palabras, me siento amada y segura.
    Reconozco mi flaqueza, pero acudo a su Gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *