Anunciar el evangelio a los pobres

2 de septiembre
Lunes XXII

Is 4, 16-30  Me ha enviado a anunciar el evangelio a los pobres

El Espíritu del Señor está sobre mí,  porque me ha ungido. Me has enviado a anunciar tu buena noticia a los pobres, a los marginados, a los parados, a los que sufren, a los enfermos, a los que viven el sinsentido de su propia oscuridad. Me has enviado a anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista, para dar libertad a los oprimidos, para anunciar tu año de Gracia. Amaré al prójimo con a mí mismo, desde tu propio amor.

09.02

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Anunciar el evangelio a los pobres”

  1. Tu Palabra es voz pobre, quebrada,
    que enriquece y restaura al peregrino
    cojo ciego encarcelado en sí.
    Me liberas con tu silencio eterno.

  2. A los pobres de espíritu que enriquecen,
    a los pobres de cultura que enseñan,
    a los pobres de bienes que comparten,
    a los pobres de ideas que colaboran,
    a los pobres de salud que se superan,
    a los pobres de fe que buscan,
    a los pobres de alegría que sufren,
    a los pobres de libertad que luchan,
    a los pobres de amor que nos miran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *