Anciano apocalipsis

29 de noviembre
Viernes XXXIV

Dn 7, 2-14 Un anciano se sentó.

Su vestido era blanco, como la nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego. Un río de fuego brotaba ante él. Superas, señor, toda mi capacidad de verte, de comprenderte, de poseerte. Y sin embargo cada vez que se lo hicimos a uno de estos pequeños a ti te lo hacemos.

Véante mis ojos, Dulce Jesús bueno, véante mis ojos y muera yo luego.

11.29

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Anciano apocalipsis”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *