Anciana en espera

30 de diciembre
Octava de Navidad

Lc 2, 36-40 Sirviendo a Dios con ayunos y oraciones

Gracias, Señor, niño recién nacido, Salvador del mundo, porque te acercas a cada uno de los que se acercan a ti, con ayunos y oraciones, con la ofrenda de su amor, de su entrega, de su anhelo de ti. Te doy gracias hoy por todas las monjas y monjes contemplativos ancianos que han dedicado su vida a ti. Sigue poniendo tu música en sus entrañas, tu melodía divina en su alabanza.

12.30

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *