Amor XII

7 de febrero
Jueves VI

Mc 6, 7-13 Nada más

Eso es lo que encargas que lleven para el camino los que acabas de llamar y enviar: un bastón y nada más. Nada de nada. Nada más.
En la nada todo. En la nada nada. En la nada estás tú, destruyendo todo y dándome la nada de tu amor total, en plenitud vacía. Sin pan, sin alforja, sin dinero suelto en la faja. Nada de nada. Solo, en soledad sentida, en silencio enamorado, confiando en ti. Nada más. Nada menos. Por amor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

5 opiniones en “Amor XII”

  1. Hoy me presta su nada Cecilia:
    Así de pequeña soy yo
    nada de nada.
    Nada de ti
    nada de mi
    una brisa sin aire soy yo
    nada de nadie

  2. Cuando nos pides que nos pongamos en marcha, que vayamos a proclamar tu Reino, no quieres que llevemos nada, nos dices que vallamos vacíos de todo. Así aprendemos a confiar plenamente en tu Providencia, sabiendo que junto a Ti, nada de nada, nos hace falta. Quieres que confiemos plenamente en tu gran Amor, que no dejas que nada nos pase.¡¡Aumenta mi Fe!!

  3. Si nada tengo todo lo encuentro y si todo lo dejo en ti me hallo
    Eres paz y amor en medio del fuego

  4. … Ni pan, ni alforja, ni dinero, nada… Solo tú, solo tu palabra, solo tu envio, solo un bastón, solo tu camino por delante. Lo demás sobra, lo demás pesa y molesta para andar. Es inútil desperdiciar fuerzas cuando tu palabra lo llena todo, lo suple todo, lo abarca todo.
    Lo que necesito lo cargo en la soledad y el silencio de la oración, y lo que sobra lo dejo a tus pies en ese encuentro contigo diario. Luego, el camino.
    Nada más, nada menos, por amor……………

  5. Me entregas todo,
    y me parece nada,
    y me resisto a partir
    porque me siento desnudo,
    inseguro y vulnerable.

    Me entregas todo,
    y me parece nada,
    porque no reconozco
    ni mi nada ni tu todo,
    y mi paso no es confiable.

    Me entregas todo
    y me parece nada,
    y busco ese todo,
    y me vence esa nada
    que mata lo entrañable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *