Amor XI

6 de febrero
Miércoles IV

Salmo 102 Bendice alma mía al Señor

Bendice alma mía al Señor y todo mi ser a su santo nombre. Con todo mi corazón, con toda mi mente, con todo mi ser. No olvides sus beneficios, tan innumerables, tan incontables, tan graciosos, tan inesperados, tan recordados, tan…Tú sientes ternura por mí, tú sabes que soy barro e infundes tu espíritu para que viva de tu amor. Tu misericordia dura por siempre, desde la salida del sol hasta su ocaso, desde el principio hasta el fin, y pasa de generación en generación. Hoy, Señor, te bendigo con todo mi ser, con toda la fuerza, tan débil, de mi amor. Aún me quedas tú, con tu amor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Amor XI”

  1. ¿Cómo no bendecirte Señor? Día tras días me protejes, me guías, me liberas de mi ataduras. Me sales al encuentro, levantas mi ánimo, me das fuerzas. ¡Mi boca, bendecirá siempre tu Nombre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *