Amor VI

25 de enero
La conversión de San Pablo

Hechos 22, 3-16 De repente una gran luz del cielo me envolvió von su resplandor

¿Quién eres, Señor? ¿Qué luz procede de ti? Acércame hasta ti que te acercas a mí. Desmayado en tu presencia. Embobado. Perdido. Por ti y en ti encontrado. ¿Por qué me persigues? ¿Por qué no te dejas alcanzar? Tengo que derribarte de tus alturas, derrumbarte como a una tapia ruinosa, reconstruirte en el abrazo de la luz, envolverte con el vislumbre de mi gloria, hacerte apóstol, por el más puro amor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Amor VI”

  1. ¡Cuantas veces Señor, te haces presente en mi vida con tu Luz!!
    Sé que en muchas ocasiones no te reconocí, pero te sigues haciendo presente en todo.
    Quita de mi corazón la ceguera que me pueda apartar de tu Luz.
    Guía mis pasos siempre hacía Ti.

  2. Aclamad al Señor porque es bueno, es eterna su misericordia
    Nos sostiene y guía, acaricia y sana
    nos conduce hacia terrenos de paz donde descansar el alma,
    nos colma de bendiciones y protege nuestros pasos.

    Pero ay de ti si no sigues sus preceptos,
    te volverá la espalda y la niebla cubrirá tus ojos,
    te envolverá el torbellino y no habrá luz en el horizonte

    Aclamad al Señor, bendecid su nombre
    porque sólo él puede abrir el camino a la felicidad eterna
    solo él hace girar el mundo con destellos luminosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *