Amor IX

4 de febrero
Lunes IV

Mc 5, 1-20 Todos se admiraban

Así termina el evangelio de hoy, tras el milagro que realizas con el endemoniado de Jerasa. Todos se admiran de ti, Señor, todos nos admiramos de ti. De tu verdad, de tu bondad, de tu belleza. De tu palabra, de tu gesto. De tu vivir para el padre. Del poder de tu obrar. De la misericordia que sale de tu boca. Admirado porque mis ojos, vueltos hacia ti, quieren acercarse al misterio que me brindas, quieren embeberse en tu mirada y unirse a ti. Volteen hoy las campanas de mi corazón por el prodigio de tu amor, que me admira.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Amor IX”

  1. ¿Cómo no admirarte Señor? Has sido el fiel reflejo del Padre Amoroso, Hermano generoso, has dado todo por mi. Te doy gracias y al mismo tiempo quiero imitar tus gesto de amabilidad, compasión y entrega total.

  2. ¡Que difícil es no admirarte, Señor!. Todos te admiraban, todos te admiran, yo te admiro. Y admirarte es seguirte, es imitarte. Admirable es tu palabra, admirable es tu evangelio. Señor yo te admiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *