Amáiname

1 de febrero
Sábado III

Mc 4, 35-41 Silencio, cállate

Dile a mis vientos, a mis huracanes, a mis ruidos internos, a mis voces ocultas, a lo que no es y quiere ser, a lo que es y quiere no ser, a lo que va y viene, a lo que quiebra mi caña, al dolor, al deseo, al sufrimiento, a la imaginación, a la desesperanza, a lo que engaña, al lago donde naufrago cada día, di tu, Señor, con tu voz potente y mansa, ¡Silencio, cállate! Cristo Jesús, luz interior, no dejes que mis tinieblas me hablen, Cristo Jesús, disipa mis sombras, y que en mí solo hable tu amor.

02.01

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Amáiname”

  1. Por “casualidad” acabo de encontrarme con esta pagina, ¡gracias¡ lo que estaba necesitando, “acallar mis tempestades” y acoger el “silencio”, ruego una oración por mi, soy religiosa, mi oración la tenéis, ¡gracias¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *