Alzar los ojos

24 de noviembre
Lunes XXXIV

Lc21, 1-14 Alzando Jesús los ojos vio….

Significa, Señor, que estabas sentado en el suelo, pues tuviste que elevar la mirada para ver al rico que echaba el donativo, a la viuda que echando dos reales echaba más que nadie. Tú, Dios, en el suelo, haciéndote pobre por nosotros, para invitarnos a compartir nuestras riquezas, lo que nos sobra, a dar generosamente en  nuestra pobreza, incluso aquello a lo que nos aferramos y creemos indispensable para vivir. Tú, Señor, invitándonos a la generosidad sin límites. Desde el suelo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *