Alimento que perdura

7 de abril
Lunes III de Pascua

Jn 6, 22-29 Trabajad no por el alimento que perece, sino por el que perdura

Es otra manera de decirnos, Señor, que no atesoremos tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma acaban con las riquezas que no se pueden guardar en el corazón, que no nos llevaremos a la tumba. Estamos llamados a perdurar en ti, con vida eterna, y solo el alimento que nos conduce hasta ella ( y no los afanes y ansiedades en las que gastamos la vida) puede saciar nuestro apetito existencial. Y, sin embargo, todavía no nos damos cuenta.

 

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *