Adviento

3 de diciembre
I domingo de adviento

Is 63, 16-17.19.64,2-7 ¡Ojalá rasgases el cielo y descendieses!

¡Ven Señor, Jesús! ¡Ojalá rasgases el cielo y descendieses! Es el deseo, el anhelo continuo, de ti, de tu venida, de tu llegada, del acontecimiento que transforma mi vida y me hace uno contigo en el amor de tu salvación. Tu vienes, es la certeza de mi vida, y me salvas. Y cada año, en adviento, esta realidad se vuelve deseo ardiente, anhelo que estalla, mirada que se vuelve hacia ti, voz que clama: ¡ven, Señor Jesús!

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *