Administradores de Dios

7 de septiembre
Viernes XXII

I Cor 4, 1-5 Administradores de los misterios de Dios

Esto es lo que la gente, en medio de la crisis social tan enorme que padecemos, debe ver en nosotros. Administradores de tus misterios. Con palabras que denuncien a los que oprimen, engañan y confunden a los pobres; con palabras que manifiesten las tinieblas que dominan el mundo económico y político; con palabras que desenmascaren a los que diciéndose cristianos son inmisericordes, mentirosos, no tienen solidaridad y sólo buscan su propio beneficio. Administrar, en tu nombre, la buena noticia que nos envías a dar a los pobres de hoy.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Administradores de Dios”

  1. Dicen que las arcas del Estado están vacías y que las filas de hombres y mujeres sin trabajo aumentarán. Y si los que se llaman gestores de la cosa pública no han sabido detener el despilfarro y el robo ¿por qué y para qué nos siguen gobernando? La pobreza que se avecina es tal, que sólo aunando esfuerzos se podrá remediar alguna situación. Con la ayuda de Dios.

  2. “Para responder a las exigencias de justicia y de equidad hay que hacer todos los esfuerzos posibles en orden a que, dentro del respeto a los derechos de las personas y del carácter propio de cada pueblo, se hagan desaparecer cuanto antes las enormes diferencias económicas que hoy existen y que cada día se agravan, vinculadas a una discriminación individual y social” (Vaticano II. GS,66)

    Me pregunto dónde está hoy la voz de la Iglesia (jerarquía) ante millones de familias en apuros, trabajadores en paro, estafados, corruptos, tarifas abusivas… No les oigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *