Absalón

5 de febrero
Martes IV
2 Sm 18, 9ss Ojalá hubiese muerto yo en vez de ti, Absalón, hijo mío.

La humanidad de David, tan cierta, desborda una vez más. Recibe la muerte de su hijo, del hijo que quería su muerte y destrucción, y llora desconsoladamente, en un llanto de perdón y ofrecimiento. Ojalá hubiese muerto yo en vez de ti, hijo mío. Es la dinámica tan incomprensible del amor que, tantas veces, nos supera y nos lleva a cotas de enorme generosidad. En lo callado, en los escondido, nos unimos al amor que Dios tiene a la humanidad, y damos también nuestra vida.

 

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *