A los que él quiso

19 de enero
Viernes II semana

Mc 3, 13-19 Jesús fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él

Jesús nos sigue llamando hoy. A ti y a mi. Seguro que recuerdas el inicio de tu historia con Jesús. La llamada, las circunstancias, la manera en que se ha ido desarrollando a lo largo de los años, la forma en que tú mismo has ido ratificando la decisión de seguirlo.

Jesús nos ha llamado a ti y a mi, y nos hemos ido con él. Demos gracias a Dios y pidámosle que nos ayude a mantenernos fieles en su seguimiento.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “A los que él quiso”

  1. Es verdad, Jesus elige a los suyos, pero siempre nos esta dando nuevas oportunidades. Es el camino que nos enseña a conocer al Padre. ¿que seria de nosotros sin su ayuda de salvacion. VEN SEÑOR JESUS.

  2. Todavía recuerdo mi encuentro con Jesús. Su llamada me llegó muy directa. El me llamó a través de alguien importante en mi vida que tiene nombre y apellidos. Gracias a esa persona y a esa llamada mi vida empezó a buscar a Jesús, a buscar su Camino, su Verdad y su Vida. Creo en tí Jesús, y quiero contar a todos lo que supone saberte escogido y llamado por tí.

  3. Desde mi ninez, cuando me sentía sola y responsable de mis hermanos, luego del divorcio de mis padres (tenía 8 años), encontré en la capilla de mi colegio Ntra. Sra. de Belén , una lucecita que acompañaba siempre a la puerta de un hermoso sagrario. Me quedaba largo rato mirándola y me sentía llena de amor, como si me abrazaran y me recibieran con cariño en cada visita.
    Hoy sé que fué así…Jesús me recibía en cada visita y me daba todo el amor que necesitaba para afrontar el día a día difícil, lejos de mis padres, recibiendo maltratos…pero al llegar allá, a la pequeña capilla, me sentía acompañada, querida, consolada…Hoy también sé que Él está en todas partes, esperando por nosotros, que le digamos “SI” : si te dejo entrar, si eres el dueño de mi vida, si deseo trabajar a tu lado, si me dejo amar por ti…Es un encuentro personal y único, solo hay que dejarlo entrar en nuestra vida y escuchar lo que nos quiere decir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *