Ser santos

11 de febrero
Lunes I de cuaresma
Lv 19, 1-2.11-18 Seréis santos porque yo, el Señor, soy santo

Llamado a la santidad. Es el regalo que me haces, gratuitamente. Para eso has venido: para que tengamos vida y vida abundante. Para que seamos santos e irreprochables ante ti por el amor que nos tienes. Santidad que no tiene es logro mío sino don tuyo. Santos porque tú lo eres y nos llamas a dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento dar posada al peregrino, pues tú lo has hecho dando tu vida. Haced lo mismo en memoria mía.

Esto sigue haciendo María en Lourdes: visitar al que está enfermo, transmitirle, en tu nombre, vida.

 

Rezamos y nos hacemos solidarios con los habitantes de República Centroafricana

 

Otsailak 11 Garizuma lehenengo asteko, astelehena.

Leb.19,1-2; 11-18. Izan santu, ni, Jauna, zuen Jainkoa, santua naiz eta.
 Santutasunerako deialdia. Dohanik egiten didazun oparia.Horretarako etorri zara: bizia izan dezagun, oparo bizia. Santuak eta akatsgabeak izan gaitezen zure aurrean, maite baikaitzazu. Ez nik, neronek, iritsi dezakedan santutasuna, zure dohaina baizik. Santuak, Zu, santua zarelako. Eta gosetuari jaten edaten, eta egarriz dagoenari edaten, eta aterpea erromeseri, Zuk zure bizitza emanez, egin duzun antzera. Egizue hau, nire oroigarri.

Hauxe bera egiten du Mariak Lurdesen. Gaixoari bisita egin, eta zure izenean , bizitza igorri

Erdi-afrikako errepublikako  biztanleak ditugu gogoan gure otoitzean, eta haiekin solidaritza bizi nahi dugu.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Ser santos”

  1. Llegar a la santidad amando al prójimo. Eso es lo que descubro hoy en la Palabra. Y amando al prójimo, no por recibir un premio, sino porque Él me ha amado antes, porque Él me ha llamado antes para ser su hijo amado.
    El Evangelio es claro, hay que dar a los demás, y dar con amor, y amar es estregarse uno mismo, y entregarse uno mismo es dar su tiempo, su sonrisa, su amistad, su ayuda y su apoyo.
    Señor, ¿qué quieres que haga para ganar la vida eterna?. Ayúdame hoy a ver tu rostro en el prójimo, en mi prójimo. Ayúdame a descubir en el prójimo el hambre, la sed, la soledad, la tristeza… solo así seré capaz de dar de tanto como yo recibo de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *