Posponer

9 de septiembre
Domingo XXIII

Lc 14, 25-33 Si alguno se viene conmigo y no pospone…

Terminar esta frase, poniendo sinceramente, ante Dios, nuestro deseo de seguir a Jesús, que nos llama, cada día, a seguirle sin reservas, con todo nuestro ser. Pero cada uno sabemos, ¿bien?, qué necesitamos renunciar para estar más libres para Jesús. El evangelio nos da la clave: renunciar  a sí mismo. Cada uno, con la ayuda de Dios, lo tratamos de aplicarlo a nuestra vida.

 

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *