Tiempo ordinario II

10 de enero
Martes I

I Sam 2 Mi corazón se regocija por el Señor

Las fiestas pasadas pretendían esto: que nuestro corazón se regocijara en el Señor, que se alegrara en nuestro Salvador, que atento a los misterios de la encarnación, entrara en una dinámica de admiración y gozo sincero. Hecho así, el eco de la Navidad nos puede acompañar cada día, y cada día será un tiempo de gracia sin cesar. Tan sencillamente y sin otra pretensión.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *