san Jerónimo

30 de septiembre
San Jerónimo

Zac 2, 5-9.14-15 Alégrate y goza, pues voy a habitar en medio de ti.

Me alegro. Gozo. Cada día me llega tu Palabra. Habitas en medio de mi. En lo más íntimo de mi propia intimidad. Me permites encarnarte, recibirte, acogerte. Cada día. Recién nacido en tu Palabra, verbo eterno del Padre. Dime una palabra, y quedaré salvado.

Vida y muerte

29 de septiembre
Santos arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel

Ap 12, 7-12 Y no amaron tanto su vida que temieran la muerte

¿Qué vivir es el vivir separado de ti?¿ Qué vida muerta?
No la de los arcángeles que hoy celebramos: son ángeles que bailan la danza de tu amor, en tu presencia, ángeles con alas de colores, ángeles que anuncian, ángeles que sanan, ángeles que combaten el dragón. Ángeles que encuentran la vida en ti, y en ti encuentran su fuerza, al contemplarte cómo tú eres, Dios el amor.

Torres de marfil

28 de septiembre
Jueves XXV

Ageo 1, 1-8 ¿Es momento de vivir en casas lujosas mientras el templo es una ruina?

Tu templo vivo, los pobres y desamparados, los que duermen en la calle, debajo de los puentes, en los cajeros de los bancos, en las periferias de nuestra abundante sociedad; tu presencia viva en medio de nostros, el sacramento de tu amor.¡Dónde habito, lejos de tu aliento? ¿cuánto me sobra, y no comparto? ¿Con qué lujo me envuelvo? Depredador…..

Nuestros delitos

27 de septiembre
San Vicente de Paúl

Esdrás 9, 5-9 Nuestros delitos llegan hasta el cielo

Hoy, día de san Vicente de Paúl, apóstol de la caridad, que dio su vida por los pobres, pongo ante ti, Señor, mis delitos por no prestar suficiente atención a los más pobres y necesitados de nuestra sociedad, mi pecado de riqueza, la abundancia con la que vivo, mis faltas de sobriedad y austeridad, que contribuyen a la injusticia de nuestra sociedad, a la inequidad, mi falta de cuidado a la hora de utilizar los recursos de nuestro planeta, mi consumo de agua sin medida…Mis delitos, nuestros delitos, llegan hasta ti. Ilumina mis ojos para ver tu voluntad, dame un respiro con tu aliento misericordioso.

Paz

26 de septiembre
San Cosme y San Damián

Salmo 121 Desead la paz

Mi paz os dejo, mi paz os doy, nos dices cada día en la eucaristía. Tú paz no es la paz que deja el mundo, ni que da el mundo. Tu paz llena de encuentro, de respeto, de diálogo, de comprensión. Tu paz aterrizada. Tu paz fraguada en la verdad, en la belleza, en la caridad del corazón. Tu paz fruto del ser pacífico y pacificador. Hazme, Señor, un instrumento de tu paz, hoy.

Tener o no tener

25 de septiembre
Lunes XXV

Lc 8, 16-18 Al que tiene se le dará

En un mundo de tantas brechas sociales, económicas, culturales, digitales, la asimetría es cada vez mayor. Los más ricos cada vez tienen, ¿tenemos?, más, lo más pobres apenas alcanzan para vivir. Ante esta realidad se pone tu dicho de hoy: al que tiene se le dará, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Y me dejas meciéndome en el misterio de la interpretación.

>/center> A street child searches for recyclable material in a garbage dump on the outskirts of Gauhati, India, Thursday, Nov. 19, 2009, a day ahead of Universal Children’s Day. Twenty years after the U.N. adopted a treaty guaranteeing children’s rights, fewer youngsters are dying and more are going to school, but an estimated 1 billion still lack services essential to their survival and development, UNICEF said Thursday. (AP Photo/ Anupam Nath)

Buscad al Señor

24 de septiembre de 2017
XXV domingo

Is 35, 6-9 Buscad al Señor mientras se deja encontrar

Para mí la vida eres tú, Cristo amado, por eso te busco. Sales a mi encuentro cada día, en tantos acontecimientos que me invitas a mirar, y a vivir, con ojos de fe, desde la fe del corazón. Tantas personas que hoy vendrán en tu nombre, y que apenas percibo. Tantas situaciones en las que me muestras la dinámica de tu reino, como si fueran parábolas reales para mí. Gracias, Señor, por estar compartiendo mi vida, el día de hoy.

Desnudo

22 de septiembre
Viernes XXIV

Timoteo, 6, 2c-12 Sin nada venimos al mundo, sin nada nos iremos de él

Por eso es bueno recordar, Señor, que solo Tú eres nuestro tesoro, que tú nos revistes de tu gloria, que tú nos alimentas con tu amor, que tú nos proteges con tu misericordia, que tu Gracia vale más que la vida. Por eso es bueno recordar, Señor, que no merece atesorar tesoros en la tierra…pues desnudos volveremos a ti Señor.

Mateo

21 de septiembre
San Mateo

Ef 4, 1-7 Yo, prisionero por el Señor

Prisionero de amor, porque pusiste sobre mí tu mirada y me reconciliaste con el cielo y la tierra, armonía en mi corazón, me colmaste de dicha y de ternura; prisionero tuyo porque extendiste su mano hacia mí y me tocaste, y me sanaste, y me liberaste, y me levantaste; prisionero porque me llamaste y me dijiste sígueme y conmigo mostraste que era tuyo desde siempre. Gracias, Señor.