facebook twiter

Tu carne

5 de febrero
V domingo

Is 58, 7-10 Así dice el Señor

Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, viste al que ves desnudo, y no te cierres a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor, y te responderá; gritarás, y te dirá: «Aquí estoy. » Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas,tu oscuridad se volverá mediodía.

Tu Palabra, señor, que una vez más me llama. Hazte en mi.

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 5 febrero 2017 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 369 visitante(s)