facebook twiter

Lucha

1 de febrero
Mièrcoles IV

Hb 12,4-7.11-15 Todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra pelea con el pecado

Cierto es, Señor. Y quizá por eso, por no haberme desangrado por ti, por no haber combatido hasta la extenuación, por no haberme abandonado confiadamente, sin mayor esfuerzo, al poder de tu gracia, el pecado sigue campando a sus anchas por mi vida, y cada día me separo de ti, que cada día me estrechas con los lazos de tu amor.

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 1 Febrero 2017 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 492 visitante(s)