Pascua IV

31 de marzo
Jueves de la octava de Pascua

Lc 24, 35-48 Paz a vosotros

Haz de mi, Señor, un instrumento de tu paz y de tu misericordia en medio de un mundo tan herido, tan insolidario, tan dolorido, tan apartado de ti. Llena con tu paz los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor, para que demos testimonio de tu resurrección hasta los confines de la tierra y llenemos los cielos con el don de tu resurrección.

03.31

Pascua III

30 de marzo
Miércoles de la octava de Pascua

Lc 24, 13-35 ¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino?

Oh llama de amor vivo, que tan profundamente hieres mi alma en el profundo centro, pues ya no eres esquiva apaga ya si puedes tanto deseo de arder en ti, y desaparecer consumido en el fuego de tu amor. Solo tu fuego apaga mi sed, solo tu palabra llena mi silencio, solo tu presencia rompe tu ausencia, solo tú, Señor, me haces reconocerte al partir el pan, al hacerme pan contigo.

03.30

Pascua II

29 de marzo
Martes de la octava de Pascua

Jn 20, 11-18 ¡María!

Di mi nombre, Señor, llena de alas mi corazón, envuelve mis entrañas con el vuelo de tu amor, derrama tu flor en mi pecho ardiente, lléname de tu dulzura pascual, enciende mi ser en el rojo de tu pasión, en el blanco limpio de tu resurrección, baila con el sol de esta mañana, rompe la tela de este dulce encuentro.

03.29

Pascua I

28 de marzo
Lunes de la octava de Pascua

Mt 28, 8-15 Alegraos

Alegraos. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Cambiad vuestro luto en danzas, vuestros desiertos en vergeles, vuestras tinieblas en luz. Que broten de vuestros sepulcros las flores de pascua, porque verdaderamente ha resucitado el Señor y nos ofrece su vida, su amor, su misericordia, su salvación.

03.28

Pascua de Resurrección

27 de marzo
Domingo de Pascua

Jn 20, 1-9 Entonces llegó también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, vio y creyó

Se que me amas y necesito darme, ponerme en tus manos, sin limitación, sin media. Por eso corro más que Pedro. Mi amor, tu amor, me hará llegar primero. Mi corazón, sin saberlo, te intuye. “Esto es la vida: saber que existes y que te amo”. Desde que recosté mi cabeza en tu costado, respondo a tu amor con mi pobre amor adulterado. Al pié de la cruz recibí tu amor, verdadero y entregado. Me amas y existo. Soy tuyo siempre porque para ser lo necesito.

Revestido de tu amor. Envuelto y arrullado. Rescatado, creado. De principio a fin. Origen y destino. Sin tiempo. En un presente continuado y eterno eternamente tuyo

03.27

Vigilia Pascual

27 de marzo
Vigilia Pascual

Lc 24, 1-12 El primer día de la semana, de madrugada, las mujeres fueron al sepulcro llevando loas aromas que habían preparado

Porque estaba en vela te adelantaste, Señor, a mi aurora. Porque estaba en vela, escuchando al amor de mi alma, sentí tu llamada: amada mía, hermosa mía, paloma mía, ven a mí. Porque estaba en silencio, en vela, abatida por el dolor profundo de tu ausencia, percibí que la noche a la noche le pasaba el mensaje, sin que hablase, sin que susurrase. Supe que a toda la tierra alcanzaba su pregón: ¡habías resucitado!

03.26

Viernes santo

25 de marzo
Viernes santo

Jn 18, 1-19,42 E inclinando el espíritu, expiró

Padre, me pongo en tus manos, haz de mi lo que quieras, sea lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Padre. Te concedo mi vida, te la doy, con todo el amor con que soy capaz, porque se que me amas y necesito darme, ponerme en tus manos, sin limitación, sin medida, con una confianza infinita, porque tú eres mi Padre.

03.19

Lavar los pies

24 de marzo
Jueves Santo

Jn 13, 1-15 Pues si yo

, el maestro y el señor os he lavado los pies también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros. Os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis con los refugiados que padecen vuestra falta de solidaridad, con los pobres y oprimidos del mundo, con los enfermos, los presos, los violentos, los que no cuentan, los que cada día son despojados de su dignidad de ser hijos de Dios.

03.24

Tu flecha

22 de marzo
Martes santo

Is 49, 1-6 Me guardó en su aljaba

Me haces flecha bruñida, señal de alerta, espada afilada, pedernal, boca florida, metal que resuena, son de tambores…me haces poesía de cruz, lino despojado, túnica abierta, siervo tuyo, fruto jugoso de tu salario, luz de las naciones, salvación al alcance de los confines de la tierra, trinchera abierta, granada madura, corzo en tu monte, puerta de redención. Me haces tuyo, me consumes en tu amor crucificado.

03.22