En la patera

30 de junio
Martes XIII

Mt 8, 23-27 ¡Señor, sálvanos que nos hundimos!

El verano es tiempo propicio para que las oleadas de inmigrantes subsaharianos traten de cruzar el estrecho, en pateras, para acercarse hasta las orilla de nuestra opulencia. Recuerdo las palabras del papa en Lampedusa, hace ya dos años, que convierto hoy en oración, ante Ti, padre de los pobres:
“Muchos de nosotros, también yo me incluyo, estamos desorientados, ya no estamos atentos al mundo en que vivimos, no cuidamos, no custodiamos lo que Dios ha creado para todos y ya no somos capaces ni siquiera de custodiarnos unos a otros.
“¿Dónde está tu hermano?”, la voz de su sangre grita hasta mí, dice Dios. Esta no es una pregunta dirigida a los demás, es una pregunta dirigida a mí, a ti, a cada uno de nosotros. Esos hermanos y hermanas nuestros trataban de salir de situaciones difíciles para encontrar un poco de serenidad y de paz; buscaban un lugar mejor para ellos y para sus familias, pero han encontrado la muerte.
¡Cuántas veces aquellos que buscan esto no encuentran comprensión, acogida, solidaridad! ¡Y sus voces suben hasta Dios!”

06.30

Pastor

29 de junio
san Pedro y san Pablo

Mt 16, 13-19 Tú eres el Mesías, el hijo de Dios vivo

¿Crees que Jesucristo es tu Salvador? Sí, creo. Esta profesión de fe, preguntada por un familiar a una persona cercana a la muerte, me conmovió hasta lo más profundo. En todo está tu vida, Señor, vida abundante, vida generosa, vida fecunda, vida de paz…incluso en la enfermedad y en la muerte. Ver tu rostro en los enfermos y moribundos es un don. LLevarles una palabra de aliento una gracia. El Señor es mi pastor, nada me falta. Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, tu vara y tu cayado me sosiegan. Jesús Buen Pastor me llamó a participar de su ministerio. Rezad por mí en este aniversario de ordenación.
06.29

Inmortalidad

28 de junio
XIII domingo

Sab 1, 13-15 Dios creó al hombre para la inmortalidad

Siendo rico, Señor, te hiciste pobre para enriquecernos con tu pobreza. Me has librado, me has rescatado, has sacado mi vida del abismo, cambiaste mi luto en danzas, me has curado, me has hecho revivir…todas estas frases, sacadas de tu palabra, hoy domingo, o evocadas en mi oración, me hacen decirte que te daré gracias por siempre, que tras la muerte, al contemplarte como tú eres, Dios nuestro, seremos para siempre semejantes a ti y cantaremos eternamente tus alabanzas.

06.28

No pases de largo

27 de junio
Sábado XII

Gn 18, 1-15 Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo

Desde Abrahám hasta hoy, oración de súplica, confiada, abierta a tu ser en la historia, en cada una de nosotros: Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Hazme fecundo en ti. Hazme tuyo. Abre la alianza de tu gloria en el vientre vacío de mi ser debilidad.

06.27

Límpiame

26 de junio
Viernes XII

Mt 8, 1-4 Si quieres puedes limpiarme

Una vez más me dirijo a ti y te digo, Señor, si quieres puedes limpiarme. Lo digo con fe, con confianza, sabiendo que en mi lepra está mi debilidad, para que solo tú me hagas fuerte. No digo nada más que esta oración, tantas veces repetida, siempre desde la fe y la confianza: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Límpiame, por tu misericordia dame vida.

Hospital

En roca

25 de junio
Jueves XII

Mt 7, 21-29 El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica

Ser el hombre prudente que edifica la casa sobre roca, Señor. Escuchar tu palabra y asentarme en ella. Tener el amor, tu amor, como raíz y cimiento. Tú mi roca y mi baluarte. Arraigarme en lo profundo, lo alto, lo ancho, lo largo de tu ser donación y vida. Hacerte espacio, vaciarme para que tú seas palabra viva hecha en mi encarnación.

06.25

Natividad de san Juan Bautista

24 de junio
Natividad de San Juan Bautista

Is 49, 1-6 En las entrañas maternas y pronunció mi nombre

Destinado por ti, antes de la creación del mundo, para ser santo e irreprochable en el amor; en el vientre de mi madre oí que me llamabas, que me elegías, que me tenías por tu siervo, por tu testigo por tu voz. En el desierto. En el silencio. En el martirio. Todo tuyo, todo en ti.

06.24

Puerta estrecha

23 de junio
Martes XII

Mt 7, 6.12-14 ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida!

Es el camino del olvido de sí, tan estrecho, tan angosto, tan complicado. Es entrar por tu puerta, para ser desnudado, despojado, anulado, abandonado, crucificado. Perderse para ganarse. Desaparecer para ser encontrado por ti. En tus manos. Solo en tu corazón recordado.

06.23

Sal de tu tierra

22 de junio
Lunes XII

Gn 12, 1-9 Sal de tu tierra y de la casa de tu padre

Salir confiando en ti, salir poniendo en ti la esperanza, salir de la tierra de los antepasados, donde uno tiene las raíces y los cimientos, y de la casa familiar, sin saber hacia dónde vas, solo confiando en tu Palabra, en tu promesa. Salir desnudo de todo, solo en la fe del hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí. Por todos los refugiados que son expulsados de su tiera te pido hoy, Señor. Hazme solidario con ellos.

06.22

¡Silencio!

21 de junio
Domingo XII

Mc 4, 35-40 ¡Silencio, cállate!

Cristo Jesús, Señor, amado mío, luz interior, no dejes que mis tinieblas me hablen, no dejes que los vientos de mi mente me envuelvan, que los abismos de mis mares aneguen mi vida, no dejes, Señor, que las tempestades me atrapen como una tela de araña, sin escapatoria. Señor, incrépame con tu autoridad, ¡silencio, cállate!¡vive de la fe!

06.21