Vida de la vida

21 de mayo
Miércoles V de Pascua

Jn 15, 1-8 Yo soy la vid, vosotros los sarmientos

Tú eres la vida de mi vida, tú eres la savia de mi savia, tú eres el color de mis colores, tú eres el aire de mi cielo, la nube de mi morada, el no saber de mi ignorancia, el amor, la ternura entrañable que me envuelve cuando de despierto y cuando me acuesto, tú eres mi propia intimidad olvidada a los pies de tu cruz. Tú, Señor, mi raíz, mi vid, mis sarmientos en ti, mis frutos por ti. Tú en mi, desbordándome. Siempre.

05.21

Tus maravillas

20 de mayo
Martes V de Pascua

Hechos 14, 19-28 Les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos

maravillas, Señor, tú has hecho en mí maravillas, has pronunciado mi nombre en tus labios y me has amado desde toda la eternidad, cada día de mi vida, sin que la verdad sea dicha, sepa yo muy bien cómo ni por qué. Pero en fin, que mi boca proclame tu alabanza y que todo mi ser cante eternamente tu misericordia, Señor.

05.20

Morada

19 de mayo
Lunes V de Pascua

Jn 14, 21-26 Haremos morada en él

El Padre y tú en mi, por el don del Espíritu. El que me ama, y yo te amo, Señor, y quiero amarte más, guardará mi palabra, cosa que trato de hacer en el corazón y de vivir cada día, y mi Padre lo amará, sé que me amas y necesito darme, ponerme en tus manos, sin limitación, sin medida, con una confianza infinita, porque tú eres mi padre, y vendremos a él, ven ¿Señor Jesús! y haremos morada en él, tú en mí, yo en ti, para siempre.

05.19

Oración

18 de mayo
V domingo de Pascua

Hechos 6, 1-7 Nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra

En medio de mis trabajos y ocupaciones habituales, Señor, no quiero descuidar la oración ni el ministerio de la Palabra. En todo momento y en todo lugar dirigirme a Ti, Señor, mi Dios, orando con la respiración, Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mi, que soy un Pecador, predicando a tiempo y a destiempo, pues tu Palabra ha venido a mí y se ha hecho carne. Dame la gracia de orar sin interrupción, de predicarte con mi vida sin fin.

Mañana, en una cadena de oración, es el día que rezo por las vocaciones laicas marianistas. Uníos a esta intención.

05.18

Muéstrame al Padre

17 de mayo
Sábado IV de Pascua

Jn 14, 7-14 Señor, muéstranos al Padre y nos basta

Ya sé, Jesús, que quien te ve a ti ve al Padre, que quien escucha tu Palabra escucha a quien te ha enviado, que tú y el Padre sois uno en amor, y que tú mismo nos introduces en ese amor. Pero a pesar de todo sigo haciendo la misma petición que et hace Felipe: Señor, muéstrame al Padre, que los ojos de la fe, se maravillen al contemplar la luz de su rostro. Hazme para siempre semejante a ti y hazme proclamar tu misericordia. Lléname de tu alegría, del gozo de tu presencia en el más pobre y necesitado. Estás cerca de mi.

07.17

Temor y temblor

16 de mayo
Viernes IV de Pascua

Jn 14, 1-6 Que no tiemble vuestro corazón

Esta es tu Palabra hoy: que no tiemble tu corazón, no tengas miedo. No tengas miedo de nada, ni de ti mismo, ni de quien puede matar el cuerpo, ni de la muerte, ni de quien quiera hacerte daño, ni de tus posibles enemigos. En todo y por todo tu vida está escondida en Cristo, en Dios. Te sabes en sus manos. Sea lo que sea, da las gracias de todo corazón, con salmos, con cánticos inspirados, en el silencio de tu ser.

05.16

Lavar los pies

15 de mayo
Jueves IV de Pascua

Jn 13, 16-20 Jesús terminó de lavar los pies a sus discípulos

Lavar los pies heridos, los pies sudorosos, los pies cansados por el camino, los pies que te siguen, los pies de quienes se alejan de ti, los pies del mensajero que pronuncia la buena noticia, tu año de gracia. Lavar los pies como los lava el siervo, el criado, desde abajo. Lavar los pies, permanecer en el servicio, en la entrega, en tu ejemplo. “Os aseguro que el criado no es más que su amo, ni el enviado más que el que lo envía.”

05.15

Permaneced

14 de mayo
San Matías

Jn 15, 9-17 Permaneced en mi amor

En tu amor. Inmerso. Anegado. Vivificado. Establecido. Arraigado. Por puro don tuyo. Así me has amado tú, y en tu amor me llamas a permanecer, cumpliendo tus mandamientos: amarte a ti sobre todas las cosas, amar a los demás como tú me has amado. Entregar la vida por amor. No guardar, no retener, no permanecer sino en ti, en tu amor.

05.14

Buen Pastor III

13 de mayo
Martes IV de Pascua

Jn 10, 22-30 Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen

Escucho tu voz. Tu voz que me sondea y me conoce. Tu voz que me desnuda y me descuaja. Tu voz que me refleja en verdad. Tu voz que me anima y me impulsa. Tu voz que me alimenta. Tu voz que me deja en el más profundo de los silencios. Tu voz, tu Palabra, que me crea, me recrea, y me hace tuyo. Aún más tuyo. Para ti.

05.13

Buen Pastor II

12 de mayo
Lunes IV de Pascua

Mt 10, 11-18 El buen pastor da su vida por las ovejas

Dar la vida, en ti, por ti, contigo. Dar la vida, perderla, entregarla, en ti. Para que no viva ya para mi mismo sino para ti, que por mi moriste y resucitaste, envías tu Espíritu que me llama, me convoca, me fortalece y me anima a seguirte en todo momento, desviviéndome en ti, por ti, contigo.

05.12