facebook twiter

Bendice

28 de febrero
Viernes VII

Salmo 102 Bendice alma mía al Señor

Al rezar este salmo, pausadamente, siempre encuentro el manantial de tus consuelos y me aquietas con tu paz, como un niño en brazos de su padre. Bendice alma mía al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice alma mía al Señor, y no olvides sus beneficios. El perdona todas tus culpas, y cura todas tus enfermedades, el rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. El Señor es compasivo y misericordioso.

02.28

3 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 28 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 5027 visitante(s)

Pobres

27 de febrero
Jueves VII

Mt 5, 1…. Dichosos lo pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Ayer y hoy, en el salmo responsorial, hemos repetido esta bienaventuranza. La primera. Que dialoga con la lectura de Santiago de hoy: ahora, vosotros, los ricos, llorad y lamentaos por las desgracias que os han tocado. Vuestra riqueza está corrompida y vuestros vestidos están apolillados. El jornal defraudado a los obreros que han cosechado vuestros campos está clamando contra vosotros. Habéis vivido en este mundo con lujo y entregados al placer. Os habéis cebado para el día de la matanza.

Tu Palabra escucho y mi corazón la guarda, yo quiero vivirla fortalece tú mi fe.

02.27

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 27 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 5901 visitante(s)

¿Qué es nuestra vida?

26 de febrero
Miércoles VII

Sant 4, 13-17 ¿Qué es vuestra vida?

¿Qué es vuestra vida? Dejo que tu palabra me pregunte, y pongo ante ti la respuesta incierta que apenas acierto a darte.
Tu misma palabra viene en mi auxilio: una nube que aparece en un momento y enseguida desaparece. En cualquier caso, ¿Por qué tantos afanes inútiles? ¿Por qué vivir una vida que no es vida verdadera?
Vida y muerte son un asunto serio. En ti vivimos, nos movemos y existimos.

02.26

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 26 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4575 visitante(s)

Bien cerca

25 de febrero
Martes VII

Sant 4, 1-10 Acercaos a Dios y Dios se acercará a vosotros

Ya te has acercado hasta nosotros. Has nacido de María la Virgen, has compartido en todo nuestra carne, menos en el pecado. Has anunciado la salvación a los pobres, la liberación a los oprimidos y a los afligidos el consuelo. El consuelo de saber que basta que acerque mi corazón al tuyo para que tú te acerques a mí, y me ofrezcas vida, y vida en abundancia.
Gracias, Señor.

02.25

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 25 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4601 visitante(s)

Tu sabiduría

24 de febrero
Lunes VII

Sant 3, 13-18 La sabiduría que viene de arriba

Es pura, amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera, da frutos de justicia. Esa es la sabiduría que procede de ti; sin tu sabiduría no soy nada. De todas estas características te pido, Señor, que en los próximos días me regales el don de practicar la que más necesite para ser más tuyo. Por tu bondad.

02.24

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 24 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4470 visitante(s)

Templos de Dios

23 de febrero
VII Domingo

I Cor 3, 16-23 ¿No sabéis que sois templos de Dios?

Templos tuyos somos, Señor, tú habitas en cada uno de nosotros. Dentro de mí, dándome vida. Dentro de mí, dando tu luz. Dentro, siendo íntimo en la intimidad que habitas. Dentro, como amor. Dentro, eres paz. Dentro, eres la esencia del ser. En mis adentro me habitas y me mueves hacia ti, por el don de tu Espíritu que me habita. Gracias, Señor.

02.23

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 23 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4784 visitante(s)

Cátedra de Pedro

22 de febrero
Cátedra del apóstol san Pedro

Salmo 22 El Señor es mi pastor, nada me falta

Eso digo: tú eres mi pastor, nada me falta; reparas mis fuerzas; me guías por el sendero justo; tú vas conmigo; me sosiegas; preparas una mesa ante mí; tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida. Tu eres mi voz amiga que dice: Tú eres mi Dios. Mi Dios, mi amado. Mi Dios en el que descanso y por el que camino. Mi Dios que me regala el amanecer cada mañana. Mi Dios por el que sonrío, acompaño y comparto. Tú eres mi Dios, el que ha hecho en mí maravillas.

02.22

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 22 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4930 visitante(s)

Seguirte

21 de febrero
Viernes VI

Mc 8, 34-9,1 El que quiera

“El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga, Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi y por el evangelio la salvará. Pues, ¡de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿o qué podrá dar uno para recobrarla? “
Tu Palabra llega hasta mí cada día. Tú me muestras el camino que he de seguir.

02.21

3 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 21 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4342 visitante(s)

Pobres del mundo

20 de febrero
Jueves VI

Santiago 2, 1-9 ¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres del mundo?

No solo has elegido a los pobres del mundo para confundir a los ricos, a lo que no es para desbarajustar a lo que es, sino que tú mismo te has hecho pobre para enriquecernos, siendo Dios te rebajaste, y tomaste la condición humana pasando por uno de tantos, aceptaste la muerte, y una muerte de cruz…pobre entre los pobres. Abrázame con tu pobreza, hazme pobre, Señor.

02.20

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 20 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 4026 visitante(s)

Dócilmente

19 de febrero
Miércoles VI

Santiago 1, 19-17 Aceptad dócilmente la palabra.

Tu Palabra, que ha sido plantada en mi ser y que me salva. Hazme pronto para escuchar, lento para hablar, lento para la ira. Elimina de mi ser toda la suciedad u la maldad que me sobra, que me atenaza, que me impide liberarme para ti. Haz que viva de tu Palabra, llevándola a la práctica, siendo dichoso por practicarla. Abre mi ser a tu Palabra, como María.

02.19

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 19 febrero 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 3801 visitante(s)
Mensajes anteriores »