Natividad

25 de diciembre
Misa del día

Jn 1, 1-18 En el principio existía la Palabra

Quedo en silencio junto a tu Palabra. La rumio sin rumiarla, la respiro sin respirarla, la haces ser en mí ser que es tuyo, me das vida en tu Palabra. Tu palabra en la carne del niño Jesús. Junto a tu Palabra hecha carne me acurruco y quedo en adoración quieta, sin palabras. Me regocijas en tu Navidad, me haces una vez más tuyo.

12.25.4