facebook twiter

Buscad al Señor

31 de julio
San Ignacio de Loyola

Salmo 68 Buscad al Señor y revivirá vuestro corazón

Buscad al Señor y en todo amad y servid; buscad al Señor en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados; buscad al Señor y ofrecedle mi vida: Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer; Vos me lo distes, a Vos, Señor, lo torno; todo es vuestro, disponed a toda vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que ésta me basta.

Buscad al Señor con la ayuda de Ignacio de Loyola, que fue encontrado por Cristo.

 

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 31 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7926 visitante(s)

Hijo del carpintero

30 de junio
Viernes XVII

Mt 13, 54-58 ¿No es el hijo del carpintero?

Tenemos embotada la mente para ver lo grande en lo pequeño, lo extraordinario en lo ordinario, lo especial en lo cotidiano, tu presencia salvadora en medio de la urdidumbre del tapiz de nuestra vida. Ahí estás siempre tú, Señor, como tejedor que conoce bien la trama, que sabe que la figura del hijo del carpintero es tu manifestación, llena de amor y salvación.

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 30 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7581 visitante(s)

Santa Marta

29 de julio
Santa Marta

Jn 11, 1-27 Señor, si hubieras estado aquí…

Es la queja de Marta, nuestra queja tan frecuente, mi queja…Señor, si hubieras estado aquí no hubiera sucedido esto. ¡Qué torpes y necios para entender que tú eres el camino, la verdad y la vida. Que tú eres la resurrección y la vida. Que tú caminas con nosotros, Señor. Que siempre estás en mí, porque estoy en ti desde el momento en que fui engendrado…y a ti volveré en el momento en que nazca a la vida eterna.

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 29 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7561 visitante(s)

Lleno de alegría

28 de junio
Miércoles XVII

Mt 13, 44-46 Lleno de alegría

Así está el corazón de quien encuentra un tesoro en medio de un campo. Lleno de alegría. Y esta alegría, tan sustancial, tan esencial, le lleva a vender todo lo que tiene, sí, todo lo que tiene, para comprar el campo. Si tú eres mi tesoro, y la alegría de mi corazón, ¿por qué no vendo todo? ¿Por qué me apego a tantas cosas que me impiden venderme para ti?

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 28 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7490 visitante(s)

Cizaña

27 de junio
Martes XVII

Mt 13, 36-43 Acláranos la parábola dela cizaña

Es la petición de los apóstoles. El que tenga oídos para oír que oiga, el que tenga ojos para ver que vea, vienes a contestar al final de la explicación. Porque mis oídos pueden escuchar los rumores de mi corazón, y oír crecer la cizaña en su interior; y mis ojos pueden distinguirla en mi vida, mezclada con el trigo bueno que tú siembras en mi. En ti sigo esperando la respuesta.

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 27 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 9537 visitante(s)

Grano de mostaza

26 de junio
San Joaquín y Santa Ana

Mt 13, 31-35 El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza

En esta semana terminaré los comentarios diarios que he ido haciendo este año de tu Palabra, Señor. Como en otras ocasiones agosto será un margen de silencio y contemplación. Estos comentarios que Tu pones como granos de mostaza en mi corazón, que tú haces geminar, que tú haces frondosos, donde anidan tantos pájaros que quieren ser alcanzados por Ti. Gracias.

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 26 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7635 visitante(s)

Santiago Apóstol

25 de julio
Santiago Apóstol
Salmo 66 Oh Dios que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben

Todos los pueblos te alaban, Señor, en la festividad de Santiago. De todos los pueblos, de todas las naciones de la tierra, desde los confines del orbe llegan peregrinos a Santiago de Compostela, buscándote siempre. Caminos en el cielo y en la tierra: sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz a toda la tierra alcanza su pregón, la gloria y majestad de tu reinado.  Tú caminas con nosotros, y en el camino nos regalas un tesoro, tu Buena Noticia, que llevamos en vasijas de barro.

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 25 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 8024 visitante(s)

Peregrino VII

4 de julio
Sábado XVI

Salmo 83 ¡Qué deseables son tus moradas, Señor!

Por eso peregrino hacia Ti, Señor, por amor a tu nombre, porque son deseables tus moradas, Señor, porque quiero entrar por la puerta santa de tu santa gloria, porque anhelo tu perdón y tu paz, porque deseo recibir tu bendición incesante, y que colmes mi vida de tu gracia y tu ternura. Dichosos los que viven en tu casa alabándote siempre, dichosos los que encuentran en ti su fuerza, e peregrinación en peregrinación.

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 24 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 8002 visitante(s)

Peregrino VI

23 de julio
Viernes XVI

Salmo 33 Bendigo al Señor en todo momento

Desde que en la oscuridad me levanto para caminar con la fresca hasta que me acuesto sin que se haya puesto el sol; cuando subo cuestas y cuando bajo al valle, cuando camino con el corazón puesto en Ti y cuando voy tan distraído sin saber bien por dónde camino; con sol y con lluvia; con frío y con calor; comiendo y ayunando; en silencio o conversación; solo o acompañado. Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca. Contempladlo y quedaréis radiantes.

 

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 23 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7894 visitante(s)

Peregrino V

22 de julio
Jueves XVI

Salmo 25 En ti, Señor, está la fuente viva

Eres el agua de vida,  que llenas el paisaje de frondosidad y las corridoias de frescura; el agua que llega como un oasis en medio de la canícula, y atempera el calor;  que calma la sed del peregrino;  el agua  del río que descansa los pies ardientes de tanto caminar por el asfalto ardiente; el agua  fría de la ducha que limpia, tonifica, quita los sudores, restaura e inicia algo nuevo; el agua generosa y gratuita que está en todo, creando, como tú, acompañándonos en el camino. Gracias, Señor.

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 22 julio 2010 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 7768 visitante(s)
Mensajes anteriores »