facebook twiter

Tu bondad

30 de junio
Santos protomártires
Salmo 25 Tengo ante los ojos, Señor, tu bondad

En esta memoria delos primeros mártires de la ciudad de Roma, cuya fe se asentaba sobre el cimiento de los apóstoles, es bueno repetir este responsorio del salmo. Tengo ante los ojos, Señor, tu bondad. En medio del  dolor, en la persecución, en  la dificultad, en los momentos que el ánimo cimbrea, tengo ante los ojos, Señor, tu bondad para conmigo. Y esa bondad es mi fuerza, la fortaleza que tu pones en mi y me mantiene en tu servicio. Hasta el final.

0630

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 30 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11458 visitante(s)

Pedro y Pablo

29 de julio
San Pedro y San Pablo
II Tim 4, 6-8.17-18  El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje

Pedro y Pablo, y tantos apóstoles, pueden decir desde la realidad de su vida esta frase.  Es el Señor el que hace maravillas en nosotros, el que ayuda, el que ad fuerzas, el que impulsa para que su evangelio sea anunciado hasta los confines de la tierra. Pedro y Pablo combatieron bien su combate, corrieron hasta la meta, mantuvieron la fe, fueron coronados por Ti, Señor, para gloria tuya. Haznos, como a ellos, apóstoles de tu salvación.

Hoy celebro el aniversario de mi ordenación sacerdotal. Os pido una oración, par que el Señor me mantenga en el querer y el obrar.

0629

3 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 29 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11967 visitante(s)

Pobre que enriquece

28 de junio
Domingo XIII
II Cor 8, 7.9.13-15 Siendo rico se hizo pobre para enriqueceros con su pobreza
Tu dinámica, Señor, es incompresible para quien no es capaz de entender la dinámica del amor. Nos has enriquecido con tu pobreza. Una pobreza que viene del desprendimiento, del despojamiento, del no ser tenido en cuenta, de la renuncia, del ir más allá de uno mismo par abrirse a la realidad del otro necesitado. Enriquecer desde la pobreza. Ayúdame, Señor, a entender.

0628

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 28 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10016 visitante(s)

Tanta fe

27 de junio
Sábado XII

Mt 8, 5-17 Os aseguro que  no he encontrado en nadie tanta fe

Auméntame la fe, Señor. Creo, pero deseo que este acto de fe y de confianza en Ti sea tan natural como la respiración, como el ver con los ojos, como el escuchar con los oídos, como el latir de mi corazón. Creo en Ti, Señor, ahora quiero respirarte, contemplarte, escucharte, amarte, en verdad, sin necesidad de palabras, con la real y radical verdad de mi vida. Auméntame la fe, Señor. Tú sabes lo que es la fe de centurión.

0627

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 27 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11116 visitante(s)

Limpio

26 de junio
Viernes XII

Mt 8, 1-4 Si quieres puedes limpiarme
Dicho con fe, con confianza, con la seguridad de que estoy en ti y que tú buscas la manera de hacerme cada vez más tuyo, de purificarme. Si quieres puedes limpiarme, aunque no sé cómo me limpias, cómo vas moviendo mis resortes internos para hacerme radicalmente tuyo, desde el centro de mi ser, desde las corrientes más internas que mueven mi vida. Porque si ti, Señor, nada puedo. Sólo tú puedes limpiarme.

0626

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 26 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10101 visitante(s)

Roca

25 de junio
Jueves XII
Mt 7, 21 El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica…

Se parece a aquél hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Tú eres la roca de mi vida, Señor, la fortaleza, el baluarte. Roca mía, peña mía, refugio mío. Tú eres la piedra desechada por los arquitectos que se ha convertido ahora en la piedra angular. Tú, Señor, te haces palabra para que entrañándola en mí, como hizo María, viva según tu voluntad y la haga vida. A eso me llamas.

0625

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 25 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 13816 visitante(s)

En el vientre

24 de junio
Nacimiento de San Juan Bautista

Is 49, 1-6  Estaba yo en el vientre, y el Señor me llamó

Al celebrar el nacimiento de San Juan Bautista, el hombre más grande nacido de mujer, caigo en la cuenta que desde el vientre de nuestra madre, desde el principio de nuestra vida, cuando en lo oculto nos vamos formando, somos elegidos por ti, estamos llamados a la vida en Ti, a dar testimonio de Ti, a ser santos e irreprochables en el amor. Como Juan, el Bautista.

06241

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 24 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11167 visitante(s)

Estrecha y angosta

23 de junio
Martes XII

Mt 7, 6.12-14 ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida!

¡Qué estrecha! ¡Qué angosto! Y sin embargo, qué amplitud de horizontes pones en nuestra vida con el Sermón de la Montaña. Tratad a los demás como queréis que os traten. Qué sencillo y qué complicado. Esta mañana, Señor, pongo ante ti mi manera de tratar a los demás, me hago consciente de ello…y me hago consciente también de cómo quiero que los demás me traten. Y comparo. Y pido la ayuda de tu gracia.

0623

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 23 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10543 visitante(s)

La medida

22 de junio
Lunes XII

Mt 7, 1-5 La medida que uséis la usarán con vosotros
El que siembra generosamente, generosamente cosechará. El que da con abundancia, recibirá abundante. De Ti. Y también en esta vida. Porque vivirá unido a ti, a tu entrega, a tu donación. Recibe de ti la alegría, la bienaventuranza en este mundo y la salvación. Gracias Señor, porque la medida que uso con mi prójimo la usas conmigo. Y así me enseñas a ser como tu.

0623

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 22 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11317 visitante(s)

Hundirse

21 de junio
Domingo XII

Mc 4, 35-42 Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?

Maestro,  Señor Jesús, ¿no ves que confío en ti? ¿No te das cuenta que te sigo con buena voluntad, que estoy atento a tu palabra, que quiero cumplir tu voluntad? ¿Por qué? ¿Por qué esta zozobra, la virulencia de la tempestad, que está a punto de hacerme naufragar? ¿Es que no ten importa? ¿Por qué pareces ausente?  Tú también me interrogas: ¿por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?

0621

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 21 Junio 2009 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 9993 visitante(s)
Mensajes anteriores »