facebook twiter

Quédate

30 de junio

Gn 18, 1-15 Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo delante de tu siervo.

Se que he alcanzado tu favor, Señor, porque nunca pasas de largo delante de mi. Sabes que estoy a la vera del camino, esperándote, como el cielo, como el paralítico, o subido al árbol, como Zaqueo, deseando verte.  Y te paras, me miras, me diriges la palabra, que me sana y me salva, me acoges, me haces persona querida por ti. Ese es tu favor, que me da la vida.

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 30 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11278 visitante(s)

Pedro y Pablo

29 de junio
San Pedro y san Pablo

2 Tm 4, 6-8.17-18 El Señor me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje de Dios.

Desde Pedro y Pablo, inicio de la cadena apostólica, pilares de la Iglesia, testigos de Jesucristo, son muchos los que a lo largo de los siglos han encontrado en el mismo Señor la fuerza para anunciar íntegro el mensaje de Dios, sin poner reservas por su parte, confiados plenamente en el que es el principio de toda vocación. Nosotros también, en medio de nuestra fragilidad, queremos contribuir a anunciar el evangelio. Tú y yo.
Te pido hoy una oración especial por mi, que hace quince años fui ordenado sacerdote. Que Dios me fortalezca en mi debilidad.

 

 

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 29 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10529 visitante(s)

Sobre roca

28 de junio
Jueves XII semana

Mt 7, 21-29 Edificó su casa sobre roca…

…el que escucha las palabras de Jesús y las pone en práctica. En concreto se está refiriendo a escuchar el sermón de la montaña, que estos días hemos estado proclamando en el evangelio. Escuchar e interiorizar. Llevar la Palabra de Dios al centro de nuestra vida, a lo más profundo, a lo más sustancial, a su entraña verdadera, y dejar que vaya creciendo en nuestro seno, como lo hizo en el seno de María. Dejar que nos transforme, que nos haga, en Jesús, hijos del Padre.

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 28 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10540 visitante(s)

Estéril

27 de junio
Miércoles XII semana

Gn 15, 1-12 ¿De qué me sirven tus dones si soy estéril?

Es la pregunta que a veces te dirijo, como un reproche, cuando tengo la sensación de esterilidad, cuando me encuentro seco y poco creativo, cuando me veo infecundo. Y me revuelvo, ¿por qué contra ti y no contra mi mismo?, y me cierro a tu don, que es lo único que me puede salvar, que me puede volver a hacer fecundo en ti. Para los demás. Olvida mis preguntas y dame tus dones.

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 27 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 12544 visitante(s)

Puerta y camino

26 de junio
Martes XII semana

Mt 7, 6.12-14 ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida!

Estrecha es la puerta. Angosto es el camino. La vida en ti es el horizonte: un horizonte abierto, un horizonte amplio, un horizonte se plenitud. Para llegar a la vida que tú me ofreces, Señor, ya conozco el camino. El camino es el tuyo: el camino del abajamiento, el camino del servicio, el camino de la donación, el camino de la cruz, el camino del vaciamiento..

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 26 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 12344 visitante(s)

No juzgar

25 de junio
Lunes XII semana

Mt 7, 1-5 No juzguéis y no os juzgarán

En este consejo que nos das, Señor, en el Sermón de la Montaña, pones delante de nuestros ojos, de nuestros oídos, de nuestro corazón tu ley, llena de compasión y de verdad: no juzgar para no ser juzgado. Libra mi mente, Señor, de prejuicios; libra Señor, mi corazón de la inmisericordia; libra; que mire a todos los que me rodean, a los cercanos y lejanos, como les miras tú. Con misericordia, en vez de juicio.

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 25 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10464 visitante(s)

En el vientre

24 de Junio
Natividad de San Juan Bautista

Is 49, 1-6  Desde el vientre me formó siervo suyo

Siempre he estado en ti, desde mi origen, y siempre estaré en ti, en todo mi futuro. Me tienes entrañado, me has formado, me has entretejido…Mi vida en tu eternidad, inserta en la dinámica de gracia y de creación, de salvación y redención que tú has generado. La fiesta de San Juan Bautista, como cualquier nacimiento, me pone ante esta realidad. En ti está nuestra fuente. En ti está nuestro fin. En tus manos he estado, estoy y estaré.

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 24 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11073 visitante(s)

Aguijón

23 de junio
Sábado XI semana

2Co 12, 1-10 Me han metido una espina en la carne…

Un ángel malo, que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces he pedido al Señor que me libre de él; y me ha respondido: Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad.
¡Tantas son mis debilidades, Señor!¡Tanta la espina que me lacera la carne! Y a pesar de ello, ¡tanta mi soberbia! ¡tanta tu gracia, que me sostiene y fortalece!¡Tanta!

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 23 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11594 visitante(s)

Tesoros

22 de junio
Viernes XI semana

Mt 6, 19-23 No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen

Me ha venido esta frase, por tercera vez, en una semana. Insistes. “porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón”. La primera, en la boda de unos amigos, que con esta palabra tuya quisieron sellar su matrimonio. La segunda, viendo una película sobre Francisco de Asís: ante el papa predica este evangelio, sin añadir nada, y escandaliza a la corte pontificia que le tacha de hereje. La tercera, hoy.

Insistes, Señor. Deja que escuche tu Palabra y me pregunte ¿qué quieres de mí?

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 22 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 10399 visitante(s)

Sin palabras

21 de junio
Jueves XI

Mt 6, 7-15 Cuando recéis no uséis muchas palabras

No usar muchas palabras, abandonar mi palabrería. Abrirme, en todo caso, a tu Palabra, para decir lo que tú mismo me dices. Decirte a ti, Señor Jesús, llamarte por tu nombre, que salva. Pedir misericordia, porque soy un pecador. Llevar ante ti el dolor y la miseria de la humanidad. Quedar en silencio. Contemplar. Dejarte actuar, dejar que vayas convirtiendo mi corazón a Ti.

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 21 Junio 2007 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 11140 visitante(s)