Oración

24 de mayo
Sábado VII semana

St 5, 13-20 Mucho puede hacer la oración intensa del justo

La oración, Señor, vivifica y unifica todas las formas de existencia. Cubre espacios de tiempo infinitos, atraviesas pasado, presente y futuro y actúa sin descanso a favor de todos los seres. La oración en ti, Señor, salva a la humanidad, aunque nadie se de cuenta. La oración es un pulmón que purifica nuestra sociedad. Una aguja de acupuntor que sana el cuerpo social. La oración en ti, Señor, es fuente de vida y de verdad. Hazme hombre de oración.

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *