¡Ánimo, hijo!

1 de julio
Jueves XIII

Mt 9, 1-8 ¡Ánimo, hijo!

Escucho tu palabra, Señor, esta mañana: ¡ánimo, hijo! T palabra que recrea y enamora, que infunde vida y fortaleza, que sostiene las rodillas vacilantes, que es consuelo y delicia, que reconforma. ¡Ánimo, hijo! ¿No ves que yo estoy contigo todos los días, ahora y por siempre? ¡Ánimo, hijo, no temas! ¡Ánimo, hijo, tus pecados están perdonados! ¡Ánimo, hijo, levántate y anda!

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “¡Ánimo, hijo!”

  1. No me puedo quedar indiferente Señor, no nos abandonas nunca.
    Hoy sales al pasa de éste paralítico (podemos ser uno de nosotros, nos acomodamos en nuestra vida de fe) Lo primero que te preocupas es de su alma ¡¡Qué peso le quitaste de encima!! Eso es Amar a tus hijos, luego su cuerpo.
    Hoy quiero agradecerte tantas veces como me has dado ese; Ánimo, adelante, no mires el pasado!!

    Gracias Luis, buen descanso. Josefa

  2. Hola a todos, pues el motivo de esto es para saber como pedirle al señor la paciencia, ya que en estos ultimos años me he topado con gente que quiere perjudicar siempre. gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *